Existen dos normas básicas imprescindibles para contar mi historia, son tan básicas, tan básicas y que las conoce todo el mundo pero se olvidan de ellas.

Hasta da un poco de vergüenza tener que explicarlas, si ya las sabes, no sigas leyendo, en caso contrario que sigas hasta el final y luego dices: “¡Ah! Ya las conocía” piensa un segundo si cuando cuentas una historias las aplicas.

También puedes pensar que esto que te cuento es una perogrullada, pues sí, lo es porque como te decía, están básico y tan fácil de olvidar que metemos la pata constantemente.

Estoy seguro de que conoces a alguien que te está contando una historia que le ha ocurrido hace 10 minutos, no sé, me la invento, que estaba bajando del autobús y resbaló, entonces se intentó agarrar a algo y lo primero que encontró fue la mochila de un chico que pensó que le estaban robando, lo que creó una situación incómoda y cómoda a la vez.

Está parece que está bien contada pero cuando lo hace esa persona no entiendes nada, el tema está en que la cuenta desde su perspectiva y no se ponen en tu lado.

Cuando hablamos en público siempre hay que ponerse del otro lado, es imprescindible.

Existe una frase muy buena, ahora no recuerdo de quién es, que dice “el problema de la comunicación es pensar que se ha realizado sin problemas”.

No importa lo qué o de qué forma transmites si la otra u otras personas no te entienden.

Algo que les facilita la comprensión de una historia es que ésta tenga un principio un nudo y un desenlace.

Lo que es la estructura lineal básica de una historia. Si te fijas en las películas, en las novelas, obras de teatro… La utilizan porque es lo más fácil de comprender.

Es cierto que existen los Flashback y las elipses temporales, sobre todo en el cine pero en el fondo toda historia se basa en presentación, nudo y desenlace.

Así que la primera norma es que le facilites la vida a quién te esté escuchando utilizando una estructura fácil de comprender.

Mañana continuamos con la segunda norma para no saturarte.

Analiza qué haces tú cuando le cuentas una historia a alguien, quizá te sorprenda ver los saltos temporales que das y que no aportan más que confusión.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  

También puedes suscribirte a «Habla y Conecta» y oír todos los días el Podcast donde comentamos las entradas.

¿A qué estás esperando?

¡Suscríbete y disfruta!

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

¡Ah! No te olvides de ver nuestra lista de cursos creados para ti.

Categories:

Comments are closed