Ayer hablábamos de la primera norma básica para contar una historia correctamente y que nuestro interlocutor o interlocutora nos entienda sin mayor problema.

Basta con utilizar una estructura lineal básica que Presentación, Nudo y Desenlace.

Hoy veremos la segunda norma, que nos va ayudar a entender muchas historias que hemos visto miles de veces en el cine, en las novelas, en las obras de teatro…

Toda historia debe tener un personaje (o personajes) principal, que puedes ser tú si estás contando una anécdota personal, puede ser otra persona, conocida o no, puede ser cualquiera, incluso animales, fíjate en las fábulas de Esopo.

Ese personaje o personajes, porque, insisto, puede ser un grupo, debe tener un problema que resolver.

Normalmente se ve en la primera parte, en la presentación o al principio del nudo, el resto del nudo se utiliza para ver como ese personaje, repito, o personajes, intentan solventar ese problema.

Nos importa la resolución del conflicto, no me importa si al final consiguen llegar a la luna o no, lo que engancha realmente de la historia es el conflicto y como lo afronta ese personaje principal.

Por resumir, ayer hablamos de presentación, nudo y desenlace, estructura básica para que los acontecimientos estuvieran en línea y así facilitarle la vida a nuestro interlocutor o interlocutora.

Hoy comentamos la importancia del conflicto que tiene que resolver el personaje principal de la historia. Insisto en que puede ser un grupo, y lo hago porque muchas veces cuando explico esto a los alumnos o alumnas y les cuesta entender que un grupo de amigos, por ejemplo, pueden ser, todos ellos, personajes principales.

Recuerda que debes ponerte en el lado del público y si a ti te cuesta entender la historia que cuentas, ellos no lo lograrán.

Estas dos normas básicas, sí, ya lo comenté ayer, son muy básicas pero imprescindibles y puede que ya las conocieras pero, ¿las estás utilizando?

En caso negativo, la próxima vez que vayas a redactar un discurso y quieras meter una historia, ¿las tendrás en cuenta? ¿Las vas a utilizar?

Espero que sí.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  

También puedes suscribirte a «Habla y Conecta» y oír todos los días el Podcast donde comentamos las entradas.

¿A qué estás esperando?

¡Suscríbete y disfruta!

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

¡Ah! No te olvides de ver nuestra lista de cursos creados para ti.

Categories:

Comments are closed