Quizá me equivoque pero nadie está obligado a ir a tus charlas e incluso, aunque así sea…

¿Qué prefieres?

¿Que te agradezcan lo que has hecho o que lo sientan como una obligación?

Lo primero es agradable, motivador, humano…

Lo segundo es desagradable porque implica una imposición (¿a quién le gusta que le digan lo que tiene que hacer?), es frustrante y desalentador.

Cómo vas a conseguir que te agradezcan tu trabajo es tu responsabilidad no la de tu audiencia.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed