Todo el mundo baila, lo de hacerlo bien o mal ya es discutible.

Cuando escuchas música seguro que te mueves con ritmo, sigues las notas y consigues una fusión existencial con los sonidos que flotan en el aire.

También puedes ser de las personas que escuchan música y no aprecian el ritmo, no consiguen fusionarse con nada y los sonidos que flotan en el aire son como moscas pesadas un día de verano.

Seas como seas, cuando vayas hablar en público, el ritmo lo marcas tú.

Si quieres que “bailen” mientras hablas, tienes que darle ritmo a tus palabras, a tus frases, a los párrafos…

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed