En los lugares más amables siempre hay tensiones.

Lo evidente no lo es tanto cuando no percibimos la tirantez pero siempre está.

Para poder estar en calma, algo debe estar equilibrando la lucha por no caer hacia el caos.

Hablando en público el equilibrio es necesario pero encontrarlo no es fácil.

Todo tiende al caos y al equilibrio, va oscilando como el péndulo de un reloj de pared, en el mismo instante de su existencia.

La paz está en encontrar ese punto donde todo confluye y sobre el escenario da la sensación de que tienes el control.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed