El tiempo es algo que no sobra.

Por eso debemos usarlo con sentido común y respeto.

Estoy hablando de que cuando te dan 15, 30 o 60 minutos para dar una charla. Tienes que usarlo sabiamente y acondicionar tu discurso a ese tiempo.

Pasarse es faltarle al respeto a la organización y a tu audiencia.

No llegar es faltarle al respeto a la organización y a tu audiencia.

Así que, aún teniendo un margen de unos minutos arriba unos minutos abajo, no peques de usar ninguna de las dos opciones anteriores.

Ajusta tu discurso al tiempo que tienes, nunca al revés.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.


Categories:

Comments are closed