Conectaremos más al contar una historia porque todo el mundo está preparado para escuchar un cuento. Lo hemos hecho durante años. Si lo que cuentas está bien diseñado llegará mucho más fácil. Piensa en los cuentos infantiles, incluso los niños los recuerdan y son capaces de transmitirlos.

Muchas veces habrás salido de una conferencia con la sensación de que no te ha servido para nada. Aún así recuerdas una anécdota que le pasó a la persona que la impartía y que contó para gozo del auditorio.

Es el poder de contar buenas historias.

Nos han educado con cuentos.

No te frenes a la hora de contar algo, siempre que sea interesante.

Cuidado, cometer el error de pensar que somos graciosos cuando no lo somos te puede llevar al olvido. Tampoco te quedes con la idea de que lo que cuentes debe ser siempre gracioso o divertido.

La historia debe encajar en el momento perfecto, dar sentido y apoyo a lo que estás contando y, por supuesto, emocionar. Tarea difícil pero no imposible.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  

También puedes suscribirte a «Habla y Conecta» y oír todos los días el Podcast donde comentamos las entradas.

¿A qué estás esperando?

¡Suscríbete y disfruta!

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

¡Ah! No te olvides de ver nuestra lista de cursos creados para ti.

Categories:

Comments are closed