Puedes tener dos casas, tres coches y un montón de dinero en el banco (o debajo del colchón).

Eso no te librará de irte algún día de este mundo.

Sí, así de dura es la vida.

Y si el tiempo, que por otro lado dicen que no existe, es lo único que no se puede recuperar se convierte, por arte de magia, en lo más importante en tu vida y, por supuesto, en la de tu audiencia.

Si es tan importante, ¿por qué te lo está regalando?

¿Por qué, en vez de aprovecharlo en otras cosas, esas personas, están en tu conferencia?

Sea la respuesta que sea…

Agradece siempre la presencia de tu audiencia, tanto si son cinco personas como quinientas, porque te está regalando lo más valioso que tiene, su tiempo.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.


Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.