¿Qué me pongo? Esa puede ser la duda más grande con la que empiezas el día.

 

Y si es un día en el que vas a dar una conferencia, impartir una clase o dirigirte a un grupo de personas, entonces, esa pregunta se convierte en un monstruo que parece querer comerte por dentro.

 

Transmitimos información a través de nuestra imagen, cuando vas a hablar en público mucho más. Todos lo ojos de la sala están centrados en ti.

 

Usa el tiempo que necesites para contestar a esa pregunta aunque quizás deberías ser tú y dejar de ser quien no eres, eso liberará a tus nervios de la presión.

 

Cuando eres tú no necesitas disimular.

Cuando eres tú te conviertes en algo único.

Cuando eres tú te recordarán por lo que realmente eres.

Cuando eres tú te amarán por ser tú, no un personaje.

Cuando eres tú…

 

Podría continuar pero creo que ya quedó claro.

 

Aún así, hay que tener en cuenta una cosa importante, como dicen por ahí (la verdad es que “por ahí” dicen una cantidad de cosas…):

 

Sé tú, a no ser que seas gilipollas.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.


Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.