Hay pocas cosas que podemos controlar y aún así dejamos la vida por tener la sensación de que está todo controlado.

Es cierto que hace una lista de las tareas a realizar, por ejemplo cuando vas a hablar en público, ayuda a que todo vaya algo mejor pero eso no elimina la incertidumbre por completo.

En la vida, aunque no tengas muchas experiencia lo sabes, puede pasar de todo.

En un segundo te puede dar la vuelta la vida y aparecer, dos días después, boca abajo, colgando de un árbol, en otro país.

¿No te lo crees? Seguro que le ha pasado a alguien.

Así que prepara la charla, el taller o lo que tengas que hacer y asume que no tienes el control de todo pero siempre puedes improvisar.

Por suerte, improvisar, también se puede practicar.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed