La vida es muy simple, somos nosotros quienes la complicamos (al igual que nuestras exposiciones).

Tenemos tantas ganas de contar lo que sabemos que llenamos las diapositivas de tantas ideas que acabamos emborrachando la mente de la audiencia.

Esto puede ser un cerebro cualquiera diseñando:

Esta foto de la moto está bien porque transmite el riesgo, pongo un paraguas en esta esquina porque la idea de riesgo está bien pero siempre hay que ser previsores, en la esquina de abajo pongo una gallina, así verán que cuidar la naturaleza es importante, mejor le pongo a la gallina también un paraguas, mejor pecar de mucho que quedarse corto, ante todo prevenir.

 

Esto puede ser el cerebro de tu audiencia el día D frente a tu diapositiva:

¡Diossantobendito! ¿Qué hace una gallina con paraguas? ¿Quiere comprar una moto?

 

Recuerdas lo de “menos es más”, lo comentamos hace unos días.

No te asustes porque es más fácil de lo que parece…

Una diapositiva, una idea.

¿Verdad que es fácil?

Recuerda, una diapositiva, una idea.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.


Categories:

Comments are closed