Qué gran pregunta, ¿verdad? Si tú todo lo que dices en tus charlas o conferencias es por su bien. Y tienes muchas, muchas cosas que contarles.

¡Si todo es para que tu audiencia aprenda!

Tenemos la idea equivocada de que si nuestro discurso está lleno de información mucho mejor. Si damos datos y más datos daremos la sensación de saber mucho de nuestro tema.

Hablar mucho no es sinónimo de tener un gran conocimiento.

La única obligación que tenemos al hablar en público es que la comunicación se dé sin esfuerzo y que la audiencia se lleve algo positivo.

Puede que te resulte extraño leer que debes poner el foco en tu audiencia. Tú quieres vender algo, que firmen un documento, que acepten los números trimestrales que presentas… Tus metas pueden ser infinitas pero pueden no coincidir con las de tu público.

Sólo tienes que centrarte en tu audiencia:

¿Qué quiere?

¿Qué necesita?

¿Cómo la hago feliz?

 

Fácil, ¿no?

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  

También puedes suscribirte a «Habla y Conecta» y oír todos los días el Podcast donde comentamos las entradas.

¿A qué estás esperando?

¡Suscríbete y disfruta!

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

¡Ah! No te olvides de ver nuestra lista de cursos creados para ti.

Categories:

Comments are closed