Cuando estás en el escenario hablando a un público que no te quita el ojo de encima puedes pensar: No dejan de mirarme.

Por eso están ahí, para mirarte y analizar todo lo que haces, para oírte y analizar todo lo que dices, para sentirte y analizar todo lo que transmites.

Tú, desde tu posición, también ves sus ojos (si la luz está encendida, en caso de que sólo esté iluminado el escenario puede que no veas nada).

El problema surge cuando crees que sólo te ven a ti.

Todo lo que hay a tu alrededor lo están mirando, analizando y valorando.

Le pueden dar un valor positivo o negativo, depende de muchas cosas, pero no te olvides de que si está ahí, lo que están observando, es tu responsabilidad.

Ellos también pueden ver a lo lejos.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed