Si lo analizamos un poco, todas las películas se parecen a la vida real o quizá es la vida real la que se parece a las películas.

Cualquiera de las dos posturas tiene una buena defensa, un debate sobre este tema podría ser entretenido.

Hay películas maravillosas y otras que mejor no mencionar.

Seguro que tienes una en mente que te impacto y que no eres capaz de olvidar.

¿Recuerdas el principio? ¿Y el final? Por el medio también pasaron cosas, ¿las recuerdas?

Lo que más recordamos es el principio y el final.

Cuando le contamos a alguien la película que nos gusta, empezamos por el principio, algo del medio, muy poco, eso es paja, nada importante (aunque no lo creamos sí lo es) y el final, ese sí porque nos dejó con la boca abierta.

Tus conferencias deberían ser igual que las películas.

Haz que recuerden el principio y el final, de esta forma conseguirás que años después te sigan mencionando.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.


Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.