Cocinar es cuestión de procesos.

Las recetas no son más que una lista de procesos, que realizados correctamente y en el orden indicado, da como resultado una lasaña, una tarta o lo que hayas querido cocinar.

Entonces, ¿Por qué hay quién cocina de maravilla y quién no es capaz de hacer unos huevos fritos decentes?

¿Qué falla en el proceso?

Creo que lo que falta es ganas, intención y sobre todo amor.

Lo digo por experiencia, yo si puedo evitarlo no cocino, no me gusta, no tengo ganas ni tampoco la intención de hacer un plato espectacular y por lo tanto no le pongo amor al proceso.

Algo que sí hago en otras facetas de mi vida.

Saber lo que entraña incluir en un proceso; ganas, intención y amor, es tomar consciencia de como marcar la diferencia.

Ahora sólo tienes que saber en dónde quieres marcar la diferencia.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed