Hace unos meses estaba charlando con unas personas después de un taller online sobre cómo hablar en público y las dificultades que tiene.

Me comentaban, entre otras muchas cosas, que no tenían dificultad para hablar en público, lo hacían de vez en cuando por su trabajo, ahora más online, es evidente el motivo, pero también lo hacían de forma presencial,  y no tenían ningún problema porque llevaban su discurso escrito y lo leían.

Eran conscientes de que eso no era bueno porque se baja la cabeza y se pierde sonido pero…

Parecían no saber que también se pierde conexión con la audiencia pero se conformaban.  

Entonces, ¿por qué lo haces?

¿Por qué no buscas la excelencia cuando hablas en público?

¿Por qué te quedas en la mediocridad?

¿Por qué te conformas con hacer algo cuando lo que haces podría estar mucho mejor’

¿Por qué no quieres mejorar?

Pasito a pasito, sin prisas, pero avanzando.

¿Por qué hoy no dejas la mitad del discurso sin leer y lo dices con la cabeza levantada?

¿Por qué hoy no dejas el papel en casa?

¿Por qué te quedas a medias?

¿Haces eso en tu vida diaria?

¿No quieres mejorar en todo lo que haces?

Si en tu vida siempre quieres ir a más, ¿por qué cuando vas a hablar en público te conformas con menos?

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  

También puedes suscribirte a «Habla y Conecta» y oír todos los días el Podcast donde comentamos las entradas.

¿A qué estás esperando?

¡Suscríbete y disfruta!

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

¡Ah! No te olvides de ver nuestra lista de cursos creados para ti.

Categories:

Comments are closed