Por supuesto que sí.

Y no es que se pueda o no tropezar, lo más probable es que en algún momento lo hagamos, queramos o no.

Hablamos de esas meteduras de pata que se producen en el momento más inoportuno.

Estás dando una charla y se te escapa una palabra que no debería salir de tu cabeza pero… ahí está.

El subconsciente nos la juega y… suelta esa maldita palabra sin compasión.

¿Y ahora?

Pues tienes dos opciones: Sigues como si nada hubiera ocurrido (aunque tu audiencia no lo olvidará) o agarras el error por los cuernos y te enfrentas a él.

Pides disculpas, quitas hierro al asunto y sigues adelante.

Elijas la opción que elijas, definirá el tipo de persona que eres.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

No te olvides de visitar nuestra ACADEMIA.

Categories:

Comments are closed