Quedar en blanco, sin nada que decir, con la angustia como bandera y el público impasible es una pesadilla recurrente.

Es en el silencio donde surge la magia, donde el tiempo se detiene para que puedas pensar en tu próxima palabra.

Es tu amigo.

Abrázalo y él te recompensará.

 

Categories:

Comments are closed