Ya lo dice Extremoduro: Ama, ama y ensancha el alma. O si lo prefieres San Agustín: […]