Hablar en público no es una opción, es una realidad diaria. 

Contarte que aprender a hablar en público en estos momentos es una necesidad es una perogrullada.

Por el contrario, si me lo permites, te contaré una breve historia en la que espero puedas reconocerte.

Sofía (nombre ficticio) tenía un buen trabajo, una familia espectacular y unas amistades maravillosas.

¿Entonces?, te preguntarás.

Pues como pasa en un iceberg, sólo se veía la realidad de Sofía que estaba en la superficie. 

En el fondo ella sufría en el trabajo porque era consciente de que no podría ascender si no era capaz de comunicarse con soltura. Le habían propuesto impartir algunos cursos en sucursales de la empresa y se negó por miedo. 

Con su familia era feliz pero muchas veces no encontraba las palabras exactas para comunicar sus sentimientos.

Con sus amistades, más de lo mismo, callaba muchas veces por miedo a meter la pata y todos los planes que se hacían eran organizados por otras personas.

Hasta que un día tomó consciencia de que necesitaba hablar sin miedo, con pasión y seguridad porque su vida se lo estaba exigiendo. 

Para hablar en público no necesitas una audiencia de tres cientas personas, dos o tres son un público más que respetable para que te muestres como eres, sin miedo y con soltura.

Sofía realizó un curso de hablar en público y descubrió herramientas que le sirvieron en su trabajo. Pudo impartir los cursos que le habían propuesto y ascendió muy rápido.

En las reuniones familiares comenzó a dar su opinión y su vida dio un giro de 180º

Al igual que con sus amistades, a las que se abrió y mostro su rostro más humano, sus inquietudes y sus sueños. Ese simple gesto mejoró por completo su forma de relacionarse.

En estos momentos Sofía se anota a todos los cursos que puede, tanto gratuitos como de pago, sobre cómo hablar en público porque sabe que no es una isla y en algún momento de su día a día… tendrá que relacionarse con alguien

Tú, ahora, tienes la oportunidad de participar en un taller online GRATUITO para hablar en público con confianza y dejar atrás la timidez.