En realidad, con una razón basta para no querer subir a dar una conferencia, si tienes dos ya es la leche, tienes justificada tu ausencia en el escenario.

La razón puede ser inconsciente, es decir, no sabes porque no subes pero no puedes, te tiemblan las piernas, te sudan las manos, no puedes respirar tartamudeas…

Hay algo en tu interior que te impide subir a dar esa charla. En el fondo es como un virus que se ha metido en tu cuerpo, conoces los efectos que produce, los ejemplos anteriores, el temblor de piernas, las manos sudorosas… que no sabes muy bien donde te has contagiado, permíteme la metáfora tan de moda, pero lo estás.

Ya hemos hablado en varias ocasiones del cerebro “reptiliano” y de sus intentos por protegernos. Es un cerebro muy antiguo y no se ha enterado de que estamos en el 2021, que salimos de las cuevas hace tiempo y ya no lo necesitamos tanto.

El otro motivo es la infravaloración hacia nuestra persona.

No soy capaz de hacerlo, me voy a equivocar, me falta actitud, no tengo conocimientos, no sé de qué hablar, es mejor que no lo intente… estas son excusas típicas.

Al final, uno se retroalimentan del otro y entre los dos convierten, una tontería, en una gran bola de hierro que atada a nuestra pierna por una gorda cadena nos impide avanzar.

Mañana seguimos hablando de todo esto porque merece una mención especial la forma de superarlos que, aunque no te lo creas, es más fácil de lo que parece.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  

También puedes suscribirte a «Habla y Conecta» y oír todos los días el Podcast donde comentamos las entradas.

¿A qué estás esperando?

¡Suscríbete y disfruta!

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

¡Ah! No te olvides de ver nuestra lista de cursos creados para ti.

Categories:

Comments are closed