¿Eres de las personas que no paran de hablar, que lo hacen sin sentido y que aburren a las ovejas?

La premisa para hablar en público es sencilla, hagas lo que hagas (o digas lo que digas) no aburras.

Para saber si aburres tienes que hacer una escucha activa, no sólo oír lo que dices y pensar en lo bien que lo haces.

Es más importante que sientas a tu audiencia que oías tu discurso flotando en el aire.

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.

Categories:

Comments are closed