Me refiero a si dices muchas palabrotas. Tranquilidad, no te estoy juzgando, a mí se me escapan algunas.

Lo importante es saber cuándo debemos usarlas.

Puede parecer extraño pero tu audiencia igual necesita oír alguna saliendo de tu boca para empatizar contigo.

Cuidado, no estoy diciendo que decir una palabrota es lo mejor ni que es imprescindible para empatizar o conectar con tu audiencia.

Digo que quizá sea necesario y eso lo determinará el tipo de audiencia al que te estar dirigiendo.

Como es posible que en ocasiones te estés dirigiendo a una que no necesita oír nada mal sonante e incluso te puede excomulgar si dices una palabrota.

Al final, ¿adaptarás tu vocabulario a la audiencia o ésta a tu vocabulario?  

 


Estoy encantado de que leas esto en tu correo.

Si por el contrario, estás en la web (entre tú y yo, no sé cómo has llegado hasta aquí pero puedes salir por la puerta grande) y quieres recibes las entradas diarias con consejos para hablar en público en tu email…  ¿A qué estás esperando? 

Suscríbete y disfruta.

PD: También puedes darte el placer antes y suscribirte después, eso lo dejo a tu gusto porque el orden de los factores no altera el producto pero, hagas lo que hagas, disfruta de la vida.


Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.