De pocas cosas se puede estar seguro en esta vida. Una de ellas, de las que estoy más seguro, es que la persona que va a tu conferencia y está sentada en la última fila, también quiere, como todas las demás, leer tus diapositivas.

En el ordenador, mientras las diseñas, se leen muy bien pero debes adelantarte: ¿Contra qué se proyectará la imagen? ¿Cómo de grande es el sitio? ¿Desde el fondo se verán bien? Estos ejemplos te ayudarán a pensar qué hacer con el tamaño de la fotos y sobre todo del texto.

Es muy incómodo estar en una charla y perderse la mitad por culpa de una mala planificación.

Piensa en tu audiencia y en qué hacer para que se sienta como en su casa.

Facilita su vida y te lo agradecerán, la próxima vez, con su presencia.

Categories:

Comments are closed